Religión (I): creer en lo que no sirve para nada

Aviso de responsabilidad para dummies: Blog personal = opinión personal.

No hay otra conclusión posible. Por mucho tiempo que haya dedicado a pensarlo desde cuando se adquiere consciencia del mundo, a pesar de media vida entregada a soportar el adoctrinamiento a través de la culpa y el miedo conocido como educación religiosa, y cuando cada minuto del día viene acompañado de su propia angustia existencial, no me es posible llegar a una conclusión diferente: las religiones no sirven para nada.

Para nada útil y positivo, quiero decir. En estos tiempos de neoilustración y ciberenciclopedismo, es muy fácil preguntarse: ¿”Para qué sirve la religión”?; pero aunque se pueden encontrar muchas respuestas, todas asumen uno de dos puntos de vista: el de quienes defienden a las religiones y el de quienes las cuestionan. Sin embargo, el auge de las ideas de quienes atacan a las religiones, la belicosidad de quienes las defienden y la apatía de quienes las practican, sólo permiten concluir más o menos lo mismo en términos más específicos: la utilidad de la religión para influir positivamente en el desarrollo personal (y por tanto, de una sociedad) es tan baja que su desaparición no convertiría esta sociedad en algo sensiblemente diferente. Con religión o sin ella, mañana será otro día.

Esto iba a ser una entrada de introducción a “Nuevos intereses”, pero en realidad también es un poco un ejercicio de catarsis a costa de hablar mal de la religión. Por mucho que me identifique con sus detractores, sólo quiero resumir mi experiencia con todo aquello que trasciende la realidad tridimensional, como diría algún filósofo de morondanga que conocí; y eso incluye cosas más allá de la religión. Para empezar, voy a responder algunas preguntas que seguramente me harían si creyera provechoso participar de un debate.

¿Qué entiendo por religión? Por muy personal que sea mi opinión, sería como responder a “¿Qué entiendo por fútbol?”“¿Qué entiendo por matemáticas?”. Las cosas son lo que son, y una buena forma de quitarle valor objetivo a una respuesta es comenzarla con frases como “Yo pienso que…” o “Para mí, …”. Así que siendo lacónicos y en modo diccionario: la religión es una actitud del ser humano hacia sí mismo y hacia los demás basada en la creencia en una entidad sobrenatural. Punto.

¿De qué religión estamos hablando? Como la fe parece ser más un asunto de geografía y tradición que de verdad absoluta e irrefutable, me limito a hablar de lo que me enseñaron a creer en esta vida y en este suelo: el cristianismo, y su principal vertiente, el catolicismo. Podría decir muchas cosas sobre otras religiones del resto del mundo, pero como diría aquella amiga de Mafalda, por suerte el mundo queda muy lejos.

¿Cual es su idea de dios? Sí, con minúsculas, porque escrito como si fuera un nombre propio sólo contribuye a la idea de que “sólo existe un dios verdadero”; una violación de patente por apropiación de la marca registrada “Dios”, como si nunca se hubiese hablado de los dioses de chorrocientas mitologías sin que se sepa qué hace más real a uno que a otro. ¿Mi idea de dios? El dios de la biblia. Ese del antiguo testamento que se contradice a cada párrafo con el del nuevo. El que lo ve y lo puede todo y no quiere o no es capaz de hacer nada. El que se ofende si no es adorado y se siente robado si no se le paga un diezmo. El que cuando los demás se empeñan, hace milagros, y cuando algo malo pasa es porque sabe como hace sus cosas. Ese dios.

Pero siendo honestos, es el mejor concepto que tengo de algo que, gracias a quienes hablan de su dios como si quedaran a almorzar con él cada ocho días, no sé qué es. Podría explayarme exponiendo las contradicciones, paradojas y cosas sin sentido sobre la idea de dios, pero nadie me ha explicado nada que no sea un insulto a la inteligencia para demostrar que estoy equivocado. La primera conclusión sobre lo útil de la religión es que muy inútil debe ser una religión que no es capaz de explicar siquiera la idea de dios en la que se basa.

Es que para eso es la fe, dicen unos. Invocar al espíritu santo para leer la biblia, dicen otros. Palabras tan carentes de sentido práctico como “escucha tu corazón” -supongo que no se refieren a usar un estetoscopio-. Obedecer ciegamente lo que dice un libro escrito a pedazos desde hace sesenta siglos. Los devotos viven mejor y son -o se creen- mejores personas que quienes no practican ninguna religión. Dicen. Quisiera creerlo, pero tengo el pequeño problema de vivir en el mundo real, donde el agua no se convierte en vino y no se multiplican los panes ni los peces.

¿Cual es la utilidad práctica de creer en alguna religión? Porque aparte de preceptos de sentido común sobre alcohol y tabaco, de mandamientos y prohibiciones, el único sentido de la religión es conseguir una presunta vida eterna en el reino de los cielos mientras que sus profetas modernos se dan la gran vida aquí en la tierra. ¿Que sirve para tener un sentido de vivir? Eso sólo es posible si primero se inculca en el individuo el sentimiento de culpa por el solo hecho de nacer -el pecado original, que llaman-, y luego el miedo: miedo al pecado, miedo a la muerte, miedo al infierno. Control social de manual a gran escala. Así que por ahora lo dejo aquí, porque me temo que esto va para largo.

P.D.: Gracias a la gente de WTF? Microsiervos, he encontrado una curiosa imagen que no sólo prueba el propósito (o mejor, despropósito) de la religión, sino también es una prueba en cada detalle de ese “amor cristiano” hacia el prójimo que quiera rebatir con argumentos su manera de “pensar”:

¿La perfección de la obra de dios?
¿La perfección de la obra de dios?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s